El fallo de la Corte Federal indica activismo político y sucio.

El fallo de la Corte Federal indica activismo político y sucio

Falta la presión política de masas en la calle para ponerle un alto a la nefasta demanda republican

El 1 de mayo salieron miles de manifestantes pro reforma migratoria a las calles de Los Ángeles.

El 1 de mayo salieron miles de manifestantes pro reforma migratoria a las calles de Los Ángeles.

<!– [ % { E x t r a P i c t u r e s } % ] –>

Foto: Ciro Cesar/La Opinión
PUBLICADO: Jun, 29, 2015 6:30 pm EST Jun 29, 2015 6:30 pm EST <!–print article
increase font size
decrease font size–>

Por: Javier Rodríguez / Cofundador de Coalición Millones de Voces de California por la Reforma migratoria

El 25 de mayo, en la lucha para poner en práctica la Acción Ejecutiva conocida como DAPA, firmada por el presidente Obama para proteger 5 millones de inmigrantes en los Estados Unidos, perdimos otra batalla. 

El Tribunal Federal de Apelaciones del 5to. Circuito dominado por conservadores, falló a favor de los 26 gobernadores republicanos y su demanda en contra de la aplicación de la Orden Presidencial firmado el pasado noviembre. 

La realidad política actual es que el alivio migratorio, despiadadamente, está secuestrado por este tribunal que está haciendo el trabajo político sucio para la extrema derecha. 

Así, en la batalla judicial van tres derrotas y para el Departamento de Justicia, siguen dos pasos. Uno de ellos, el 10 de julio, el tribunal del mismo distrito llevará a cabo una audiencia para escuchar los argumentos de la apelación a la demanda republicana. 

Dos, si perdemos de nuevo, lo cual es muy probable debido a que el bloque conservador en este tribunal tiene una mayoría de 10 por 5, los abogados apelaran a la Corte Suprema, también con mayoría conservadora. 

Esta probablemente dictaminara a mediados de 2016, en pleno apogeo de la campaña presidencial. El panorama político es tenue, hasta el punto que la victoria Latina e inmigrante ha perdido la intensidad del triunfo y el presidente Obama recientemente suspendió los preparativos de implementación de su orden ejecutiva. 

El año pasado después que el presidente Obama firmó la orden, diseñada para abarcar casi la mitad de los 12 millones de estadounidenses sin papeles que viven en las sombras de la nación y que iba a ser implementada el mes pasado, publique un blog titulado “La Victoria de 5 millones”.  Ahí señale que “la esperada Acción Ejecutiva Presidencial ya es una realidad y aproximadamente 5 millones de indocumentados tendrán protección por tres años. Lo único que puede revertir el decreto presidencial, sería, si  la bancada republicana apela a la Corte Suprema argumentando la Acción Ejecutiva es inconstitucional. Si no, la protección presidencial será por años, similar a los firmados por otros presidentes”. 

Yo tenía razón sobre el Congreso republicano, pero no vi a Texas y ni a los 26 gobernadores republicanos encabezando la demanda y estratégicamente presentándola ante el conservador Distrito Judicial de Texas. 

No se equivoquen, el fallo judicial contra la orden de Obama fue una decisión política tomada por la mayoría de los jueces federales nombrados por los expresidentes republicanos Ronald Reagan y George Bush. 

Esto, a pesar de que el Juez Higginson, nombrado por este presidente, en su decisión minorítaria, intelectualmente barrió el piso con los jueces conservadores, y al hacerlo, apoyó la posición del Departamento de Justicia, que, el alivio migratorio es inminente y constitucional y cito, “La naturaleza política de esta disputa se desprende por: cientos de alcaldes, jefes de policía, alguaciles, abogados generales, gobernadores y legisladores estatales, sin mencionar 185 miembros del Congreso, 15 estados y el Distrito de Columbia por un lado, y de 113 miembros del Congreso y 26 estados por el otro. No afirmare una intervención fiat judicial lo que el Congreso nunca ha ordenado”. 

Inequívocamente el Juez afirma la demanda republicana no es sólo un caso legal, sino una de carácter político. Para reiterar, el fallo del tribunal fue una vergonzosa decisión política influenciada por el hedor de la xenofobia. 

Acertadamente, el movimiento social dio la respuesta con eventos mediáticos a nivel nacional y fue buena. Sin embargo, falta la presión política de masas en la calle y en línea del país de los 55 millones de latinos e indocumentados para ponerle un alto a la nefasta demanda republicana. 

Si tenemos éxito, podría lanzar el pleito republicano a la basura de la historia y allanar el camino para la derrota de la extrema derecha en noviembre de 2016. 

El 4 de julio habrá una marcha estatal en Los Ángeles con piñatas del billonario racista Donald Trump. 

Ingresa al enlace para firmar una petición a favor de la reforma migratoria:https://www.change.org/p/court-of-appeapls-5th-circuit-please-tell-the-5th-circuit-court-to-rule-in-favor-of-the-presidential-immigration-relief-and-for-freedom-and-democracy